Vuelos oficiales deben tener orden del vicepresidente

28 noviembre, 2014

Jorge-Arreaza1

Diputados del PSUV aseguran que el traslado de la niñera de Elías Jaua a Brasil se produjo en un avión del Servicio de Transporte Aéreo del Ejecutivo. 

La molestia no cesa entre los diputados del PSUV por el uso de un avión del Estado para el traslado de una empleada familiar del ministro de Comunas, Elías Jaua, a Brasil en octubre, pero las críticas y la defensa se hacen en voz baja.

Un parlamentario del PSUV de alto perfil, que declaró bajo resguardo de su nombre, matizó que el caso Jaua-niñera no podía ser una reedición de las colitas de Pdvsa, que condenó Hugo Chávez en 1998. El parlamentario explicó: “Se trata de un vuelo autorizado por el SATA”.

El SATA, Servicio Autónomo de Transporte Aéreo del Ejecutivo, fue creado en 1997 adscrito a la Secretaría de la Presidencia, pero hoy depende directamente de la Vicepresidencia Ejecutiva, en manos del yerno de Chávez, Jorge Arreaza.

En la memoria y cuenta de la Vicepresidencia 2013 se explica la misión del SATA: “Ofrecer servicios aeronáuticos, nacionales e internacionales a funcionarios acreditados de la Administración Pública Central y a las máximas autoridades de la Administración Pública Descentralizada una vez que hayan sido autorizados por la Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela”.

En otras palabras, si la niñera Yaneth Anza viajó en un vuelo fletado por el SATA, como afirman diputados del PSUV, antes de despegar de Caracas debió contar con el visto bueno de Arreaza.

El diario O´Globo de Brasil relató, el 3 de noviembre, en una nota titulada “Governo venezuelano assina convênio com o MST” (Gobierno de Venezuela firma convenio con el Movimiento Sin Tierra): “Tras el episodio, él (Jaua) dijo haber acortado su viaje, retornando a Caracas en un avión de la estatal de petróleo venezolana, Pdvsa”.

El Estado paga. En 2013 el SATA realizó “un total de 598,3 horas de vuelos internacionales, con una inversión de 3.948.781 bolívares, lo cual permitió trasladar a diversos funcionarios de la Cancillería, la Vicepresidencia y otras carteras ministeriales para participar en eventos de índole internacional”, se indica en la memoria y cuenta.

Un vuelo directo de Caracas a Sao Paulo dura seis horas, y uno con escala en Panamá toma nueve horas. Por ejemplo, si Anza viajó directo Caracas-Sao Paulo, en un avión oficial, el costo para el Estado habría sido de Bs 39.600 en 2013.

Pero este año el impacto a las arcas de la nación es mayor por la variación de la tasa de cambio. El costo en un avión del SATA rondaría los Bs 58.018, equivalente a 13,6 salarios mínimos a la fecha (Bs 4.251).

De hecho, SATA admite en el plan de inversiones que se vio “afectado por la modificación del sistema cambiario de 4,30$ a 6,30$, lo que trajo como resultado la incapacidad de cubrir la programación de compras y servicios en 2013”.

Aunque el SATA proyectó en 2013 que requeriría 20 millones de bolívares para “prestar servicio de traslado a los funcionarios de la administración pública central y descentralizada dentro y fuera del país”, en 2014, le asignaron 70 millones de bolívares.

70 solicitudes en 2013
A 95,9 millones de bolívares asciende el monto ejecutado por el SATA en 2013 para “mantenimiento aeronáutico integral de la flota aviónica”. 

Destaca el informe que el año pasado el organismo compró una aeronave tipo jet marca Gulsftream III, matrícula YV2896 por un monto de 2.895.980 dólares, equivalente a Bs. 12452.714 calculados al dólar oficial de 4,30”. La aeronave, dice el documento, “fue incorporada a la flota para cubrir misiones de rutas internacionales”.

El SATA recuperó la flota operacional por un costo de Bs 15 millones “permitiendo mantener simultáneamente en línea de vuelo seis aeronaves de ala fija y cuatro de ala rotatoria”, lo cual, indica la memoria y cuenta, aumentó 70% la capacidad de traslado aéreo a entes gubernamentales.

El documento no precisa información de los traslados y se limita a señalar: “Fueron más de 70 solicitudes de vuelo provenientes del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, para la participación de la República en CELAC, Unasur, Mercosur y ALBA”, en momentos en que Jaua era canciller.

Información de El Nacional