Venezuela asumirá riendas de la Unasur y el Mercosur

28 marzo, 2016

unasur-24

Venezuela asumirá, por primera vez, la presidencia pro tempore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), durante una cumbre que prepara Ecuador y que se celebrará en Quito, ciudad sede del organismo. Aunque la fecha está por definirse, se espera que se realice en abril. 

La Unasur, integrada por 12 países miembros, rota la presidencia pro tempore por orden alfabético y por períodos de un año. Desde la aprobación del Tratado Constitutivo en 2008, siete de los 12 países han asumido el cargo; el primero fue Chile.

El exvicepresidente del Parlatino, capítulo Venezuela, Roy Daza, dijo  que nuestro país al asumir el cargo “contribuirá al fortalecimiento del sistema democrático de cada uno de los países que conforman la Unión”.

“Unasur seguirá teniendo un papel significativo en el respeto de la soberanía y la democracia, pero también en la agenda política podría solicitar al Gobierno de Estados Unidos que deje de intervenir en los asuntos políticos de cada uno de los países del bloque”, afirmó.

Sin embargo, más allá del tema político, Daza considera que la agenda que se desarrolle en los 12 meses al frente del organismo debe centrarse en la búsqueda de soluciones a la crisis económica.

“En un momento en que distintos países del área atravesamos una situación económica muy delicada, la presidencia de parte de Venezuela va a contribuir a encontrar espacios de debate para resolver de manera conjunta los graves problemas económicos que afrontamos”, indicó. 

En su opinión, la agenda debe impulsar el desarrollo del Banco del Sur y el Fondo de Estabilización Macroeconómica y establecer cadenas productivas que contribuyan a la integración. 

Por su parte, el exdirector de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Félix Arellano, aseguró a ÚN que si el país desea “perfeccionar Unasur, la agenda debe incluir la mayor cantidad de temas delicados para la región que tienen que ver con el respeto a los derechos humanos, con la participación de los sectores sociales y de las ONG en los procesos de tomas de decisiones”. 

Recordó que el tema central del bloque regional “es promover el diálogo y la inclusión”.

“Unasur es una institución importante para el diálogo político, si el gobierno de Venezuela no promueve el diálogo, si el gobierno de Venezuela no cree en el diálogo con sectores de oposición o con gente diversa, no le va a hacer fácil conducir Unasur”, advierte.

Arellano no descarta que el bloque “esté llamado a propiciar el diálogo en Brasil si la situación política se agrava”. 

La presidencia del organismo se encarga de preparar, convocar y presidir las reuniones de los órganos, representa a la unión en eventos internacionales, asume compromisos y firma declaraciones con terceros, previo consentimiento de los órganos correspondientes. Además, asume la dirección de los ocho consejos ministeriales (Salud, Desarrollo Social , Infraestructura y Planeamiento, Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación; sobre el Problema Mundial de las Drogas, Defensa, Economía y Finanzas, y Energético). 

Alianza económica. Unos meses más tarde, en julio, por segunda vez, Venezuela asumirá la presidencia pro tempore del Mercado Común del Sur (Mercosur), organismo al que ingresó como miembro pleno en 2013, y que integra junto a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

En este organismo, Arellano afirma que el país asume “el reto más serio y duro”, ya que la alianza económica “debe tomar decisiones duras”.

“El reto de presidir Mercosur es estos momentos, técnicamente hablando, es muy grande y duro… hay una agenda técnica muy delicada que se ha venido postergando y postergando y los tiempos se están agotando”, señaló. 

Entre estos temas pendientes, Mercosur tiene que “perfeccionar la zona de libre comercio, la unión aduanera, concluir la negociación de 12 años con la Unión Europea y armonizar políticas”, refirió. 

Señaló que la crisis en Brasil no hace de este el mejor momento para la toma de estas decisiones. 

Venezuela tendrá la presidencia del bloque por los próximos seis meses desde julio próximo cuando recibirá la presidencia pro tempore de manos de Uruguay. 

Arellano señaló que “puede ser una presidencia que no entre en los temas serios ni aborde la crisis, seis meses que pudieran pasar sin pena ni gloria o pudieran ser seis meses con temas muy serios por abordar”.

Al contrario, Daza destaca que el presidente Nicolás Maduro “conoce muy bien todo el proceso de integración” y confía en que con Venezuela al frente “la agenda de cooperación estará abierta. El Mercosur es el espacio más importante desde el punto de vista comercial y de intercambio que tiene la región”. 

Información de El Mundo