Proveedores alertan que hay insumos médicos con ausencia total

12 agosto, 2014

medicinas.jpg

Este martes se dio a conocer que la deuda con los distribuidores extranjeros es de 350 millones de dólares.

La falta de insumos y equipos médicos por la que atraviesa el país ha empeorado hasta tal punto que las reservas nacionales se han agotado debido a la deuda de casi 350 millones de dólares con los proveedores y fabricantes extranjeros ocurrida por el retraso en la liquidación de divisas.

La Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, de Laboratorio y Afines (Avedem) entregó un informe a los diputados de la Asamblea Nacional Henry Ventura, Jesús Farías y Ricardo Sanguino, con fecha del 7 de agosto, en el que detalla las carencias.

Es el segundo documento de este tipo que Avedem entrega a los parlamentarios después de haber formulado una denuncia similar el pasado 14 de mayo. En él se detalla que la situación de fallas y faltas de los materiales médicos notificada hace tres meses se ha convertido en solo faltas.

La lista de materiales faltantes no ha hecho más que aumentar. Tanto en hospitales públicos como en clínicas privadas hay carencias absolutas de equipos en las áreas de cardiología, oncología, gastroenterología, hemodiálisis, traumatología, neonatología, urología, laparoscopia, medicina nuclear, radioterapia y resonancia magnética. Avedem indica que no hay suturas, gasas, catéteres, balones y stents coronarios, guías de angioplastia ni sistemas de drenaje, por mencionar solo algunos de los insumos que conforman el listado.

“La falta es total”, dice de forma tajante Antonio Orlando, presidente de Avedem, quien asegura que de un estimado de entre 40 y 45 mil insumos, 35 mil tienen carencias. Cita el ejemplo de una madre que recién dio a luz la semana pasada. “La mamá murió porque tuvo una complicación por un coágulo y el bebé nació con hidrocefalia. Los familiares estaban buscando válvulas, pero en el mercado no hay. Este bebé, lamentablemente, va a fallecer”, explica Orlando.

De acuerdo con el vocero, esta situación no ha hecho más que afectar la actividad de los centros de salud, que siguen suspendiendo intervenciones quirúrgicas mientras los médicos improvisan en los quirófanos con técnicas que datan de hace 30 años.

Un comunicado de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional detalla que la situación de insolvencia y el incumplimiento de los compromisos de pago con los proveedores de equipos del exterior, al no liquidarse las divisas previamente autorizadas para el pago de los productos, “cierra la posibilidad de crédito para nuevas importaciones, y aún en el supuesto de solventar las deudas, las nuevas importaciones se retrasarán en promedio 90 días, por el período de vacaciones, en los países productores; los despachos requeridos no podrán efectuarse sino tardíamente”.

Orlando va más allá. Todo lo que es el área de partes y piezas para reparación (de equipos) tardaría entre 30 y 45 días para empezar a restableciese; pero lo que corresponde a insumos y equipos tardará entre 60 y 120 días para empezar a entrar en el país”, explica.

Sin certificados desde enero 

Otro mal viene a sumarse a la lista que aqueja a pacientes y médicos venezolanos. Orlando indica que desde el mes de enero no han sido aprobados los certificados de no producción nacional.

Este certificado es vital si se toma en cuenta que 98% de los insumos y productos médicos utilizados en el país vienen del extranjero. “¿Se necesita un documento para certificar que no hay producción nacional? Esos son peajes y trabas, y encima ese certificado no lo maneja el Ministerio para la Salud, sino el Ministerio para Industria. ¿Qué sabe el Ministerio para Industrias de salud, de una emergencia?”, se pregunta Orlando.

En la espera 

Después de la entrega del primer informe a los diputados de la Asamblea Nacional, Avedem se reunió con representantes de Cencoex e los Ministerios para la Salud e Industria con el fin de buscar una solución al problema. “La realidad es que no se ha resuelto nada. La situación ha empeorado”, puntualiza Orlando.

Información de El Universal