Pdvsa propone un “gran diferencial” entre la gasolina de 91 y 95 octanos

20 enero, 2016

gasolina

A juicio del presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio Del Pino, la clave fundamental dentro de la nueva estructura tarifaria que se cocina para el aumento de los combustibles, es que la gasolina de 91 y 95 octanos tenga entre ellas un diferencial importante que incentive el uso de la primera.

Del Pino, aseguró ayer, en un taller sobre la emergencia económica en el Zulia, que es fundamental en Venezuela crear una nueva matriz de consumo de los combustibles en la que la de mayor demanda sea la más económica, como lo es el caso de la de 91 octanos.

La meta entonces de Del Pino es lograr revertir la matriz y que el 70% de los vehículos se sirva de gasolina de 91: “Eso lo podemos lograr dando un mayor diferencial que es el justo”, indicó, al tiempo que detalló que los componentes importados para producir la gasolina de 95 cuestan 300 millones de dólares más a Pdvsa.

El aumento de la gasolina es una de las medidas fiscales que estudia el Ejecutivo nacional, para descargar a la estatal petrolera del enorme peso que significa el subsidio a los combustibles en el país.

Cálculos oficiales han indicado que por costos de oportunidad el país ha dejado de percibir cerca de $13.000 millones interanuales, mientras que en lo interno la cifra de pérdidas se ubica en unos $3.000 millones.

El también ministro de Petróleo y Minería explicó que cada litro de combustible cuesta 1,87 bolívares a Pdvsa, pero el consumidor final solo paga 0,097 bolívares. “Yo creo que no hay nadie en este país que no esté de acuerdo que ese es uno de los factores más desequilibrantes de nuestra economía”, precisó.

Detalles

El presidente de Pdvsa no dio mayores detalles del eventual aumento del precio de los combustibles, que analizan en lo interno del Ejecutivo nacional, y que esperan aplicar este mismo año.

Analistas consultados se mostraron sorprendidos con el costo de producción del combustible de 1,87 bolívares por litro que refirió Del Pino ayer en el Zulia.

Los entrevistados apuntan que no pueden dar explicaciones sobre lo que engloba esa cifra, toda vez que, señalan que los costes de producir un barril y un litro de gasolina han crecido en los últimos dos años.

El economista especializado en el tema petrolero Luis Oliveros recuerda que la cifra manejada por el expresidente de Petróleos de Venezuela, Rafael Ramírez, lucía y se justificaba en los informes y balances de gestión; sin embargo, no le es posible hacer supuestos en torno al indicador reseñado por Del Pino.

“El presidente de Pdvsa debería ser más explícito y desmenuzar su cifra, desde todo punto de vista, incluyendo el cambiario”, solicitó Oliveros.

El también exministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, sostenía que el costo de producción de un litro de gasolina de 95 octanos era de 2,7 bolívares, a mediados de 2014. 

Por su parte, Igor Hernández, director de energía del Iesa, considera que el valor del costo que refiere Del Pino, podría estar excluyendo el margen de comercialización o empleando un cálculo cambiario distinto al empleado por Ramírez, “incluso así no me luce claro”, indicó el especialista.

Igualmente, el analista petrolero y docente en la materia Rafael Quiroz Serrano se mostró confundido con el costo del titular de Pdvsa.

“No podría explicar el ajuste hacia abajo que se produjo entre la cifra de 2,7 bolívares por litro, reseñada por Ramírez, y la de 1,87 bolívares reseñada ayer por Del Pino, toda vez que entre 2014 y 2015 el dinero erogado para producir petróleo repuntó, si se toma además en cuenta que el bolívar se ha devaluado de manera importante”, precisó Quiroz Serrano. 

Los analistas coinciden en que el costos asomado por Del Pino no es concluyente y que esperan detalles de ello.

Un factor que para Rafael Quiroz Serrano es revelador, es que el costo de producción de un barril en octubre de 2015 se ubicaba en torno a $19, según lo señalado por el propio Eulogio Del Pino, quien para la sazón indicó que ese valor había sido presionado por los costos laborales y la especulación en los mercados internacionales.

Quiroz sostiene que de acuerdo con sus estimaciones el costo de producción en los actuales momentos está en el orden de los $22 por barril.

¿Porqué el octanaje? 

El octanaje es una medida de la calidad y capacidad antidetonante de las gasolinas para evitar las detonaciones y explosiones en las máquinas de combustión interna, de tal manera que se libere o se produzca la máxima cantidad de energía útil. En el país se venden dos tipos de octanajes (91 y 95): la de 91 se recomienda para los motores más antiguos que tienen una relación de compresión menor a los más jóvenes que ameritan una gasolina con un poder antidetonante mayor como la de 95 octanos.

Información de El Mundo