Ford de Venezuela planea vender carros en dólares para reactivar producción

9 mayo, 2015

image

La automotriz Ford, que estaba paralizada por falta de insumos, marcará un hito en la historia de la economía venezolana al vender carros en divisas

La unidad de la automotriz Ford Motor en Venezuela espera comenzar a vender en los próximos meses sus autos a precios fijados en dólares, como una alternativa para reactivar sus operaciones paralizadas por falta de insumos, dijeron a Reuters dos fuentes vinculadas con su red de concesionarios.

La venta de autos en divisas marcaría un hito en la economía de Venezuela, bajo severa regulación del Gobierno y en la que rige un control cambiario desde hace más de una década, que limita la transacción de bienes en moneda extranjera.

El presidente de Ford de Venezuela, Héctor Pérez, dijo esta semana que tras lograr “acuerdos” con el Gobierno de Nicolás Maduro, los cuales no detalló, la unidad reactivará su producción “normal” entre julio y agosto.

La planta de la automotriz estadounidense -en la ciudad industrial de Valencia- está paralizada desde abril, afectada como el resto de las ensambladoras en el país por una acuciante escasez de divisas que ha impedido la importación de autopartes.

“Empezamos con la venta (de autos) en divisas cerca de finales de junio o julio. Ya todo está muy adelantado”, dijo una fuente de la red de concesionarios de la marca, que pidió no ser identificada.

La sequía de divisas en Venezuela se ha agravado por la caída de los ingresos como consecuencia de la baja de los precios del petróleo, fuente de nueve de cada US$10 que ingresan al país sudamericano, que sufre una creciente escasez de productos y que bordea la estanflación.
“Hay muchísimo hermetismo. El Gobierno ha pedido a Ford muchísima discreción”, agregó.

La expectativa es que la medida no sea bien recibida por los consumidores, dado el limitado acceso a dólares que tiene la mayoría de los venezolanos debido al control de cambio.

Según señaló la fuente, para reactivar la planta, los concesionarios unieron recursos en divisas en una “colecta” para importar un primer cargamento de partes de la casa matriz del fabricante, que este año desincorporó a la filial venezolana de sus activos por los conflictos cambiarios.

“La casa matriz se negó a seguir subsidiando las operaciones locales”, agregó la fuente, que añadió que a partir del acuerdo Ford empezará a pagar sus impuestos al Estado en divisas, lo que podría brindar un poco de oxígeno a las finanzas públicas.

El acuerdo también implicaría que Ford exporte parte de su producción al mercado latinoamericano para generar nuevas fuentes de divisas para el país.

“Ford fue el primero, pero claro que las otras marcas están viendo y esperando cómo les va con el experimento”, dijo la fuente, que agregó que en la práctica algunos intermediarios ya venden autos en dólares, pero “por debajo de la mesa”.

La industria automotriz venezolana prácticamente se encuentra paralizada. En abril General Motors despidió a casi 450 empleados y Ford se preparaba para cerrar 267 puestos de trabajo.

Las plantas de Toyota, Chrysler, subsidiaria de la italiana Fiat; Iveco, de la italiana CNH Industrial y Mack, de la sueca Volvo también están trabajando al mínimo de su capacidad, según un líder sindical.

Información del Mundo