Estiman que crece presión para adoptar medidas económicas

16 octubre, 2014

Dólares Ventilador

Este jueves señalaron que el retroceso del precio del crudo restringe el margen de acción del Gobierno.

La brusca caída de los precios del petróleo está presionando al Gobierno de Nicolás Maduro a tomar medidas necesarias, pero impopulares, para enderezar una economía que habría entrado en recesión.

El precio del barril de petróleo, fuente de nueve de cada 10 dólares que entran a la economía venezolana, ha retrocedido dramáticamente a mínimos de 2010 y todo indica que permanecerán en esos niveles el próximo año.

“Si el Gobierno no hace ajustes, cualquier precio anual por debajo de $90 el barril será un problema”, dijo a Reuters Benjamin Ramsey, analista de JP Morgan para América Latina, refiriéndose al precio promedio de la cesta venezolana que, para este año alcanza $94,99 por barril.

La inflación, el desabastecimiento de productos básicos y un débil desempeño económico junto a millonarios pagos por vencimientos de bonos y arbitrajes internacionales, han presionado las finanzas, obligando a Maduro a buscar oxígeno, señala Reuters.

Pero ha dilatado la aplicación de una serie de ajustes propuestos como el incremento del precio de la gasolina más barata del mundo, la venta de un complejo de refinerías en Estados Unidos y una unificación cambiaria.

A principios de septiembre, Maduro destituyó a Rafael Ramírez como vicepresidente económico, retrasando las medidas que había anunciado.

“El gobierno tiene cada día menos margen de maniobra”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista de la firma IHS.

Según sus cálculos, el Gobierno puede sufrir “serias dificultades” para cumplir la decena de planes sociales, sostén de su popularidad, si el precio de la cesta local cae por debajo de $80 por barril durante tres meses. La semana pasada cerró en $82,72, su nivel más bajo en casi cuatro años.

De mantenerse ese escenario durante un año, según la firma Síntesis Financiera, los ingresos de Venezuela por venta de crudo se reducirían en $12.000 millones, cifra similar a lo que cuesta el subsidio a los combustibles.

Analistas están convencidos de que, en medio de esta reducción de ingresos petroleros, la devaluación -y otras medidas- serán “inevitables”, ya que el Gobierno no dudará en buscar financiar de cualquier forma sus gastos de cara a las elecciones al Parlamento.

Información de El Universal