Construir viviendas con gobierno piden privados

19 noviembre, 2015

construccion1-755x380

Considerar la activación de un programa mixto para la construcción mancomunada de viviendas entre los sectores público y privado nacional, que permita apalancar la reactivación de este último, e impulsar el empleo de mano de obra calificada en el área, planteó el presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción, Jaime Gómez.

“Nos preocupa que el Ministerio de Hábitat y Vivienda tenga previsto renovar los convenios internacionales, sobre todo porque, si bien se ven resultados, también se evidencian sobrecostos importantes, las primeras viviendas se contrataron a un costo de $90 mil por unidad, y esto representa un impacto financiero significativo para el erario público. El mensaje para el Despacho es que apueste a lo venezolano. En otros países, cuando se le da entrada a una empresa internacional, obligatoriamente tienen que participar en el proyecto una o varias nacionales, de acuerdo a los requerimientos de la obra”, explicó.

Observó que al ampliar la participación del sector privado nacional, también se impulsa la ocupación de personal venezolano capacitado, puesto que una casa genera, en principio, la creación de dos empleos directos, y dos indirectos. “La construcción de 100.000 viviendas implica la creación de 400 mil nuevos puestos de trabajo, esto lo resalto porque los chinos, por ejemplo, traen a todos sus obreros y esto no es beneficioso para la mano de obra calificada con la que contamos”, dijo.

Aseguró a El Universal que los proyectos que en el 2016 pretende adelantar el Ministerio de Hábitat y Vivienda, con la participación de empresas internacionales, desconoce el potencial de un sector que durante 30 años construyó en el país entre 50 y 60.000 viviendas cada doce meses, y que desde hace tres años sufre una paralización sin precedentes históricos, afirmó.

La CVC agrupa de 2.500 a 3.000 constructoras nacionales. De éstas, el 57,3% estima que el primer problema que enfrentan para la edificación de unidades habitacionales es la escasez de materiales.

El segundo en importancia es para el 24,5% la falta de coordinación entre el Gobierno y las empresas privadas, según refleja un estudio estadístico de la Cámara, señaló.

Señala que los indicadores del sector Construcción que maneja la CVC, muestran que la variación porcentual del decrecimiento en la producción de cabillas se ubicó en -3,5% en el segundo período de 2015, y la del cemento cayó -8% en el mismo lapso.

De los consultados, la mitad se inclina porque inversionistas privados y constructores públicos puedan edificar viviendas bajo la figura de alianzas o trabajo conjunto.

A juicio de Gómez, la experiencia que apalanca el Ministerio de Infraestructura es ejemplo de los beneficios que trae consigo abrir paso a la participación privada en proyectos de esa envergadura: “¿Por qué no se replica la experiencia? Multiplicaría en poco tiempo el resultado”.

Información de El Universal